Páginas

domingo, 24 de agosto de 2014

EL VIENTO EN TU CARA -Félix Terrones


Un relato del libro El viento en tu cara, de Félix Terronescomienza así:

“Mientras tomo mi café y reviso el periódico, desfila frente a mí toda la comedia humana”

Con esta sencilla frase se vendría a resumir, de manera fácil, la visión que Félix ha querido mostrar a lo largo de su excelente libro de microrrelatos.

Tres secciones dividen la lectura. La primera de ellas es “Criaturas angelicales” dedicada al mundo de la infancia. Los protagonistas son los niños y el mundo que les rodea. Leyendo los relatos asusta lo que se esconde detrás de esa inocencia que se les supone a las criaturitas. Muchos de ellos escritos en primera persona muestran un mundo de fantasía, que se mezcla con la realidad, en ocasiones bastante cruel.

LAS OLAS DEL MAR
Le dije a Carlitos que no se metiera mucho en la playa. Sabe lo que le espera si me desobedece. El problema está en que ya no queda nadie, se hace de noche y las olas, cada tanto, devuelven a la orilla lo que el descuido dejó que se llevaran, una pelota, un madero, un pájaro ahogado…

La segunda parte del libro “Ellos y ellas” está dedicada, como se puede suponer, a las relaciones de pareja. Aquí el amor se convierte en un riesgo y nos envuelve en el peligro, en el desengaño, en la soledad y la mentira.

LAS MANOS
Mi mujer tenía hermosas manos, hermosas manos largas que se estiraban por las mañanas cuando se despertaban y me acariciaban la mejilla. Hermosas manos de dedos que recibieron mis votos y también el aro que le ofrecí el día en que nos casamos. Hermosas manos que tejían, entusiastas y contentas, compitas, mediecitas y mañanitas para el bebé por venir. Hermosas manos que se crisparon y entumecieron como preguntas sin respuestas y ahogadas bajo el peso del almohadón, el mío.

La tercera parte, denominada “Periferias del silencio” contiene relatos de diversas clases. Entre ellos encontramos algunos dedicados a la escritura, a la lectura o a los viajes.

Según palabras de Fernando Iwasaki, “los relatos de Félix Terrones son como perlas negras, joyas oscuras...”
Y así son. A través de su mirada, observamos la comedia humana, muchas veces dejándonos en suspenso después de lo leído. Nos muestra la sordidez, el miedo, lo que se oculta detrás de la inocencia con un lenguaje sutil, como si nada sucediera para mantenernos con la pregunta que no siempre tiene respuesta.

CIENCIA FICCION

No sé dónde leímos que antes las parejas se juraban amor eterno. Intrigados por el sentido de la expresión, muchos sabios, eruditos y hombres de ciencia han discutido e incluso polemizado cuando han tratado de explicar, siempre sin éxito, aquello que nuestros remotísimos ancestros parecen haber tenido en más alta estima. Ahora que conocemos la eternidad y somos inmortales, nadie puede recordar qué cosa era eso del amor; mientras tanto, nos miramos en los ojos de ellas y un silencio lleno de preguntas nos interpela.

Un libro de microrrelatos que merece la pena que lean.

No hay comentarios:

Publicar un comentario