sábado, 5 de septiembre de 2020

EL PEÓN - Paco Cerdá

 

En la portada del libro, Arturito Pomar. En blanco y negro, como aquella España que retrata la historia.

«El niño de once años que afirmó la autoestima de todo un país. El icono deportivo de una España en blanco y negro devota de toreros y vírgenes. Ese héroe griego y calvo que batalló como el ejército de Pancho Villa en el Interzonal de Estocolmo. Un don Quijote, lanza en ristre, dispuesto a pelear solo y sin ninguna ayuda contra los molinos del ajedrez. Abandonado por los mismo que lo utilizaron. La leyenda del ajedrez español que tuvo que vivir como simple y anónimo funcionario de Correos. El niño prodigio eterno.»

A lo largo de 77 capítulos que se corresponden con los movimientos de la partida entre Bobby Fisher y Arturo Pomar, el autor, Paco Cerdá, nos relata la historia de ambos jugadores. El excéntrico Fisher, el peón de los Estados Unidos contra la Unión Soviética durante la guerra fría y su lucha constante contra los escaques, su propia mente y sus fantasmas y la de Arturo Pomar, el niño prodigio que debía realizar la proeza de redimir de la ignorancia a todo un país, de demostrar al mundo que el régimen dictatorial funcionaba perfectamente.

Entre ambas historias encontramos otras tantas de otros tantos peones de la historia. Aquellos que fueron utilizados para grandes fines. La España de 1962 fue también la de la gran huelga minera. El apresamiento de Julián Grimau. El triste final de Francis Gary Power, el espía atrapado en la URSS. El falangista Román Alonso Urdiales y su bomba verbal ante Franco. La vida de Dionisio Ridruejo, desde su falangismo a ultranza hasta llegar al contubernio de Munich. Marilyn Monroe, Marisol, Joselito, Pablito Calvo: juguetes rotos de una sociedad que se cansa de sus ídolos.

Peones de la Historia. Peones que se sacrifican sin contemplación alguna. Todos ellos reales. Ninguna historia es ficticia y está documentada tal como indica en autor al final del libro. 

Este libro nació con la premisa de que ni una sola palabra atribuida a sus protagonistas ni el más nimio detalle de las historias narradas fueran producto de la imaginación del autor o de una recreación novelesca. Igual que ocurre con el ajedrez, la crónica no admite ni trampas ni atajas. Lo contrario es su jaque mate.

Peones que terminaron pagando un precio demasiado alto: muerte, soledad, locura o exilio.

Un libro magnífico.


El peón- Paco Cerdá - Pepitas Ed.



viernes, 28 de agosto de 2020

LA PLAYA Y EL TIEMPO - Ernesto Calabuig

 

Hay libros de los que no se sale igual que se entró. Otros, en cambio, parece que no dejan huella alguna en el recuerdo, ni siquiera cuando se releen.

La playa y el tiempo, de Ernesto Calabuig cumple la primera condición. Nada más empezar la lectura del primer relato, el que da título al libro, ya se sabe que no es un libro corriente.

«Escribir es un atrevimiento, como quedarse desnuda en una playa»

En este conjunto de relatos hay un fondo de autobiografía, de viajes, de gustos musicales — Cohen, la guitarra — de ciudades y paisajes — las playas de Levante, Berlín, el norte de Alemania — y la añoranza del tiempo. «Ese canalla llamado tiempo»

Ernesto se vale de su preparación filosófica para hacer reflexionar a sus personajes, o a él mismo, sobre la temporalidad de nuestros actos. Porque es el tiempo el que marca todo el sentido de los relatos, el sentido de la vida. Cómo él cambia nuestra perspectiva, cómo nos hace sentirnos indefensos.

«Somos una frágil pieza de maqueta. Somos un instantáneo y quebradizo decorado»

Se puede ver la vida desde otro plano: desde el sueño, desde la imaginación de una conversación entre desconocidos, desde el vuelo de una gaviota herida, desde lo que pudo ser y no fue, desde el paseo de una soprano en bicicleta. Desde todos esos distintos puntos de vista nos invita a pensar sin que nos demos cuenta con un lenguaje sutil, en apariencia sencillo, sin metáforas contundentes que te obligan a releer dos veces el mismo párrafo. Así, la filosofía se cuela en los relatos, incluso en forma de apariciones de Heráclito y Parménides en Cullera.

«Pero hay algo curioso, no fue como si ellos, los dos filósofos me hablaran, sino que, más bien nos entendíamos sin palabras, me entregaban de golpe una intuición una esfera fresca de sentido que depositaron en mis manos: venían a mostrarme que todo se movía sin descanso y a una velocidad que nos supera pero que al final todo coincidía en lo mismo y estaba hecho de una materia compartida»

No hay en todos los relatos una trama, es como si fuera un pequeño discurso, una reflexión.  En uno de ellos encontramos una pequeña crítica, con mucho humor, sobre la escritura de relatos.

«Piensa también en cómo han proliferado los cuentos, digamos made in China, … demasiados cuentos iguales, fabricados en cadena, cuentos clónicos, cuentos transgénicos, cuentos como medicamentos genéricos, cuentos —oferta de supermercado, cuentos marca blanca, … cuentos de españoles que han digeridos mal a Salinger, a Shepard, a Carver … la burda imitación, la falta de vida, la voz anodina e impostada. O, lo que es peor: la ausencia de voz propia.»

Esa voz propia es la que manifiesta Ernesto Calabuig en todo el libro.

«Pero, a la vez — matiza, cuando logras escribir un buen poema, una buena novela o una buena canción, entonces has conseguido poner en pie un pequeño orden, un universo propio que tiene sentido para ti y tal vez para quienes vayan a leerte o a escucharte. «Escribir, sabes, no es como estar ante un lujoso buffet donde te sientas y eliges esto o lo otro.  Más bien lo que ocurre es que partimos de tener poco o nada, y rebuscamos por los bolsillos, arañamos a ver si aún nos queda algo, una idea, una historia que contar»


Un libro que debería llegar a las manos de mucha más gente. Un libro que no estará en los estantes donde se colocan las grandes editoriales, aunque supere con creces en calidad a muchos de ellos.


La playa y el tiempo - Ernesto Calabuig

lunes, 3 de agosto de 2020

HUBO UN TIEMPO EN QUE LO FUI TODO - Carlos Manzano

 

Este nuevo libro de Carlos Manzano contiene 21 relatos. Algunos de ellos, por su extensión, podrían ser considerados microrrelatos.

Carlos Manzano es un narrador experto y sabe cómo manejar sus textos. En la mayoría te va introduciendo en la historia dando un pequeño rodeo hasta llegar el meollo de ella. Los personajes son hombres en su mayoría. Las mujeres forman parte de ese mundo secundario pero necesario para redondear la historia. Hay un nexo entre todos ellos, un viaje al interior de cada uno de los protagonistas. Hay historias que incomodan porque Carlos ahonda en la conciencia de los personajes.  Cualquiera de ellos podríamos ser uno de nosotros. Ahonda en esa parte oculta que permanece siempre en la sombra hasta que un acontecimiento hace saltar ese resorte.

“En un instante la vida entera se nos puede caer de entre las manos”

Entonces, cuando eso sucede, nos encontramos con personajes rencorosos, mediocres, miedosos o vengativos, cuyo subconsciente los traiciona en algún momento. 

El lenguaje de Carlos Manzano es siempre cuidado, sobrio. No hay florituras innecesarias que te hagan perder el hilo de la historia.

 

“Gol en Balaídos

Encontré el viejo transistor del abuelo en uno de los cajones de la librería. Aunque en aquel entonces yo todavía era muy pequeño, me acuerdo perfectamente de cómo aquel hombre, sentado en su vieja mecedora de enea, pasaba las tardes de los domingos con el aparato pegado a la oreja atento a las incidencias de la jornada de fútbol. «Ya está el abuelo enganchado a Gol en Balaídos», decía mi hermano, socarrón, subrayando la vertiente cómica que para nosotros tenía aquella situación. A mí, sin embargo, me daba algo de pena: sentía que, en el ocaso de su vida, su existencia había quedado reducida a eso, a los alaridos extravagantes de un locutor más forofo que profesional y al rito machacón y fastidios del minuto y resultado, donde se daba cuenta de los goles registrados hasta ese momento.

Después de tantos años, imaginaba que el viejo aparato no tendría pilas y ni siquiera funcionaría. Pero, para mi sorpresa, fue mover la ruleta hacia la posición marcada como on y surgir de inmediato por su pequeño altavoz el grito desaforado del locutor celebrando entusiasmado un gol del Athletic de Bilbao, el preferido de mi abuelo. Aunque lo realmente inaudito del caso fue que estamos a lunes, que eran las 13:15 del mediodía y que el autor del gol había sido Zuluaga, un jugador que se retiró en 1982 y que ni siquiera había acabado sus días en el Athletic, sino en el Recreativo de Huelva»

 

Siempre, en todos los libros de relatos, hay unos que nos llegan más que otros o que preferimos por el motivo que sea. De todos ellos, yo quiero destacar: “En un instante” “La madre de Hernández” “Fabricado a mano” “Las tetas de Gloria” “El dulce sabor de la venganza” o “La confesión”, aunque lo cierto es que todos ellos resultan sugestivos, dignos de ser leídos con la tranquilidad que merece una escritura cuidada y precisa como la de Carlos Manzano.


La fragua del trovador



sábado, 27 de junio de 2020

TERRITORIO DE LUZ - Yuko Tsushima


TERRITORIO DE LUZ – Yuko Tsushima

“El apartamento tenía ventanas a los cuatro lados”.

Así comienza esta novela intimista. La historia de una mujer, una bibliotecaria joven que tiene que lidiar con una nueva vida a raíz de su divorcio, con una hija de tan solo dos años.

“Sin embargo, en cuanto abría la puerta, me encontraba en un apartamento que derrochaba luz a cualquier hora del día”.

La luz, en cualquier circunstancia, en cualquier lugar, a cualquier hora del día o de la noche va a marcar el relato de esta mujer. La luz que le permite proteger a su hija del cambio que acaban de sufrir. La luz se combina con la oscuridad en la que ella se siente, la envuelve para disolver el sentimiento de soledad, la decepción por su divorcio, que ella no ha pedido.

Fujino, el marido, aparece y desaparece de su vida, llenándola de inestabilidad. En cierta ocasión comienza a recibir llamadas de amigos y amigas de su marido aconsejándole que no se divorcie.

“Conozco a unas cuantas mujeres de mi entorno que se han divorciado, y todas se han convertido en unas fracasadas. Una mujer sola nunca llega muy lejos. Yo no quiero que ni usted ni Fujino sean infelices…. Usted ya no volverá a encontrar a nadie, Los hombres que conocerá a partir de ahora serán cada vez peores. Eso es así.”

Desconozco si este pensamiento es común en Japón todavía, pero no deja de ser llamativa la estigmatización del divorcio para las mujeres. La lástima que sienten por ella, por haber derrochado su vida.

La novela está estructurada en doce capítulos. Aparte de la soledad, de las decepciones de la protagonista con la gente que la rodea, la autora trata un tema muy importante: la maternidad. Se agradece que no lo plantee desde el punto de vista de lo maravilloso que es. En algunos momentos hay crudeza, dolor, incomprensión hacia ese ser pequeño que no sabe cómo tratar ella sola. 

Y, entre tanto, el proceso largo de divorcio.

Es una novela envolvente. Sencilla y compleja a la vez, alegre y triste, esperanzadora. Y, por supuesto, llena de esa luz que hace revitalizar a la protagonista.



miércoles, 24 de junio de 2020

DADAS LAS CIRCUNSTANCIAS - Paco Inclán



No había tenido, hasta ahora, el placer de leer a Paco Inclán. Una de esas cosas que suceden y no sabes muy bien por qué.

Dadas las circunstancias es un libro de relatos, muy bueno, por cierto.
Ocho relatos que se desarrollan en diferentes países y circunstancias.
Igual nos encontramos con uno de los múltiples nietos de Pancho Villa, como vamos de viaje a Cuba en busca del chiste que mató a Julián del Casal, escritor del siglo XIX, en Praga con un escritor enano, viajamos a un congreso de esperanto o conocemos al hombre que maneja el banco del tiempo.

Sea como fuera, y allá donde vaya, se encuentra con personajes excéntricos y situaciones absurdas. que parecen perseguirle.
Los relatos contienen un humor sutil, inteligente, surrealista. El inicio del cuento puede no tener nada que ver con el final que nos espera. La historia y su manera de contarla es lo importante.
Todos los relatos son muy originales. Están, además, llenos de comentarios culturales, desconocidos para la mayoría. Hallazgos bibliográficos, como el mismo autor menciona en alguna entrevista.

Cualquier otro comentario que pueda yo añadir podría quedarse corto.

Me ha parecido un libro excelente y la oportunidad de seguir a un escritor hasta ahora desconocido para mí.

viernes, 3 de abril de 2020

EL ESPESOR DE UN LÁPIZ - Miguel Torija



Héctor, el protagonista de esta novela, inventa un término para describir su manera de escribir: «Transvivir» Convertir en texto las sensaciones que no se pueden describir.

Héctor es un escritor obsesivo con la escritura. Un hombre que intenta completar una novela que le lleve a la culminación del éxito. Para conseguirlo, no duda en arriesgarse aunque se haya de enfrentar a situaciones límite. 

Lo original de la novela es que el lector es protagonista de la historia. Miguel Torija nos convierte en una cámara que sigue los pasos de los personajes, que nos adentra en sus intimidades, en su vida, en el desarrollo de la construcción de una novela, en los sinsabores del protagonista, en los momentos de frustración que tan bien conocemos quienes escribimos. Y como sucede en todas las vidas, entramos como un voyeur en las historias de amor, de infidelidades, de locura, o de adolescencia sin perder en ningún momento la intriga, como se merece un buen thriller.

El lenguaje está muy cuidado, la prosa de Miguel es muy visual, exactamente como lo sería si viéramos a través del visor de una cámara, pendiente de los mínimos detalles para centrarnos en cada situación que viven los personajes.

Una novela original, muy trabajada, arriesgada a la hora de escribir, que merece la pena que lean.


El espesor de un lápiz- Miguel Torija- publicada por Talentura Libros

miércoles, 19 de febrero de 2020

LOS QUE ALCANZAN LA ORILLA - Paula Lapido


Algunas novelas se leen con rapidez, otras con parsimonia, adentrándose en la trama, en los olores o en la música que desprende el texto.
No había leído nada de Paula Lapido. No podemos llegar a todo y eso hace que puedas perderte joyitas.

Los que alcanzan la orilla ha sido mi primera lectura de Paula y me ha parecido muy merecedora del premio que le otorgaron. Uno de esos pocos premios que parecen alejados de las muchedumbres y las primeras baldas de los centros comerciales.

La novela parte de una idea sencilla. Paul, afamado pianista aparece muerto en un pequeño pueblo de la Provenza francesa. Giulia, la hermana y narradora recibe la llamada. Hacía once años que no sabía nada de su hermano desde que, sin previo aviso, desapareció de Berlín antes de empezar un concierto.

El viaje de Giulia hasta Montmerny, el lugar donde su hermano había vivido, se convierte en una búsqueda de identidad. Saber quién era realmente Paul a través de la mirada ajena, de las personas que lo conocieron cuando ella ni siquiera sabía dónde estaba, que tan solo suponía por las postales que él, cada tanto, iba mandando.

La novela traza un constante ir y venir a través de los recuerdos de Giulia, la presencia imprescindible de Paul en su vida, la del padre autoritario y la madre ausente y el vacío irremediable que le deja su desaparición, su falta de noticias, el desarraigo.

La música de Rachmaninov, de su concierto para piano nº 3, uno de los más brillantes y emocionantes que se pueden escuchar, nos acompaña a lo largo de toda la lectura. Imaginamos las manos de Paul sobre la brillantez del teclado. Y su lunar. Ese signo distintivo que siempre está presente en los recuerdos de Giulia, cuando se pregunta cuál es el lugar de cada persona, qué vio su hermano en ese pueblo perdido de la Provenza, rodeado de lavanda y de escarabajos tigres. Que le hizo dejar la música de esa forma tan abrupta y qué es lo último que vio Paul cuando su coche se despeñó por un barranco.

Así, con la sencillez de una historia, Paula Lapido ha escrito una novela muy sólida, a ratos poética, a ratos triste, a ratos inquietante, repleta de imágenes, olores, música, pintura y un impresionante amor fraternal.
Hay muchas más cosas en esta historia, pero no voy a desvelarlas. Solo aconsejo que la lean.

Un premio, el Kutxa Ciudad de Irún, muy merecido.

jueves, 12 de diciembre de 2019

CIUDADES EN LAS QUE UN DÍA NAUFRAGAMOS - Ara de Haro

Ciudades en las que un día naufragamos está dividida en tres partes, tres relatos con un protagonista común: Michael fotógrafo descreído, mujeriego y un tanto desorientado en su propia vida.
Se desarrolla en tres ciudades distintas: Nueva York, Fiesole y París.
En cada uno de los capítulos se narra la vida de los protagonistas en tan solo veinticuatro horas.

Primavera de cristal en New York.
El mundo de las modelos de alta costura, la frialdad y vacuidad de sus vidas, el sacrificio absurdo, el ego y la esclavización a las que son sometidas por su aspecto. También la caída, las roturas interiores apenas apreciables desde el exterior. Estrella es la protagonista, junto con Michael y Xira de estas veinticuatro tristes horas. Y Julie, la antigua modelo.

Esplendor y decadencia en Fiesole.
Veinticuatro horas de Michael junto a su mujer, Linda, en una casa en la Toscana. Un matrimonio que se mantiene por las convenciones. El resentimiento entre ambos.  Unos hijos con los que no mantiene ningún afecto especial. Su intención de escribir una novela,  o su necesidad de encontrarse a sí mismo a través de la escritura.

Invierno en Paris. La nieve borra sus pasos..
El encuentro entre Julie y Michael. La vida desconocida de ella. Y su relación con sus padres. El frío de París, la nieve que todo lo cubre, excepto la soledad.

Esta novela poco usual o estos tres relatos conectados a través de los personajes, me ha sorprendido mucho. Ara de Haro escribe con una delicadeza excelente. Las frases cortas, las descripciones exactas, la mirada con la que retrata a sus personajes es como la fotografía de Michael, solo que repleta de vida, algo que él nunca consigue. La ambientación de cada uno de los capítulos es perfecta para describir el estado de ánimo de cada uno de ellos. En cada ciudad, como indica el título del libro, hay un naufragio personal y un descubrimiento.

“Los libros, como la vida, solo pueden empezar a entenderse cuando terminan”

A mí me ha gustado mucho. Hay que leerla con tranquilidad para no perder los matices, no hay frases hechas, ni lugares comunes. Hay mucha labor en tan pocas páginas. Mucha belleza.

"Para escribir un libro hay que tener paciencia. Un libro se escribe página a página, y cada página palabra a palabra… Es lo que la gente no se da cuenta, un libro no se escribe en una noche… En un fin de semana, en unas vacaciones…"

Muy recomendable.




miércoles, 23 de octubre de 2019

MANDERLEY EN VENTA Y OTROS CUENTOS - Patricia Esteban Erlés





Manderley en venta es el único libro que me faltaba por leer de Patricia Esteban Erlés. 


He disfrutado con los cuentos, con los ambientes que crea, con los interiores de las viviendas y de las mentes, con la exquisita manera que tiene de jugar con el lector porque, aunque hayas leído anteriormente alguno de estos cuentos y sepas cómo va a terminar, sigues leyendo y leyendo, atrapada en la tela de araña que teje con la escritura. 

Cualquier de los cuentos de este libro es una joya labrada, pulida, cuidada. De quedarme con alguno, por lo que me haya hecho sentir la lectura, me quedo con Ada Neuman, esa vecina absorbente que no desearía por nada del mundo.

Quiero añadir que, aparte de una gran escritora, Patricia es una gran maestra. Tuve el placer de asistir, vía internet, a un curso de microrrelato con ella. Fue una gran experiencia.




lunes, 21 de octubre de 2019

LIBROS DE MICRORRELATOS (II) - Diluvio personal


DILUVIO PERSONAL

La ventaja de un libro de microrrelatos es que nunca se termina de leer. Para los no lectores de este género, quizás suene contradictorio, pero no es así. En el poco espacio que ocupa una historia se pueden encontrar distintas versiones de la misma según el día, el ánimo lector o la nube que cruza el firmamento.

Diluvio personal es el segundo libro de microrrelatos de Miguel Ángel Molina. En todos ellos sigue con su tradición de contarnos la historia en tan solo noventa y nueve palabras, ni una más ni una menos.

Un buen microrrelatista debe saber moverse en todos los campos terrenales o espaciales, amorosos o lo contrario, oníricos o reales, tristes o alegres, con lluvia o sin ella, y eso es lo que hace el autor porque recursos no le faltan.


MANJAR DE ÁNGELES

Tras la llamada, los niños abandonan sus juegos y acuden cabizbajos a la tienda de campaña. La abuela abre una bolsa y observa cómo cuatro ojos hambrientos devoran con la mirada uno de esos productos, que para ellos ahora es de lujo. Rasga el envase, toma dos cucharillas de plástico y destapa el manjar con sumo cuidado para dárselo a los chicos. Estos quedan absortos, pero al instante hunden ansiosos las cucharas en el yogur para deleitarse con ese saber a coco que andes odiaban. Mientras tanto la abuela se traga las lágrimas y lame muy despacio la tapa.

Otro ejemplo de pequeñas joyas.


LIBROS DE MICRORRELATOS (I) - Gata negra y Tropecientas trompas


GATA NEGRA


Este libro de microrrelatos es el primero que publica Juan Naranjo García. Contiene 59 miniaturas, un prólogo de Rosana Alonso y un epílogo de Manu Espada.

Está dividido en tres partes: Mirada de búho, Sigilo de serpiente y Zarpazo de oso.

La utilización del sentido del humor es muy necesario para mostrar la realidad, igual que el absurdo, sobre todo cuando se quiere mostrar la realidad del mundo.  Los personajes pueden ser disparatados, raros, sorprendentes o trastornados, pero siempre certeros. Una forma de crítica social. Un lenguaje sobrio, ajustado al texto que nos seduce casi siempre.

Fumata blanca
Solamente quedan dos supervivientes en el oratorio. Sobre una pasarela colgante, deben enfrentarse en un duelo final. Varios metros más abajo una enorme balsa de aceite hirviendo espera al perdedor. Tras injuriarse en latín, el entrechocar de sus báculos retumba en las concavidades de la bóveda, dando inicio a una coreografía de casullas y estolas que prosigue toda la tarde. Esta termina cuando, por voluntad divina, la mitra de uno de los contendientes se escurre de su cabeza desestabilizándole. Su oponente aprovecha y con un golpe certero le precipita al vacío. De entre los alaridos provocados por el ardor de desfigura su piel, surge una humareda lechosa de olor nauseabundo que asciende hasta la chimenea. Fuera, una multitud aplaude.

Para ser el primer libro de microrrelatos de Juan Naranjo me ha gustado mucho.  Espero que siga con esta manía de escribir y nos sorprenda con un nuevo trabajo.




TROPECIENTAS TROMPAS


Sergi Cambrils no es un recién llegado al mundo del microrrelato, aunque este es su primera publicación. Gracias a su escritura ha conseguido premios y han sido publicados en webs especializadas en este mundo.
Este libro contiene más de cien muestras de cómo escribe. Y una muestra de que no hay ningún tema que se le resista. Cuando utiliza el humor puede resultar de una acidez dulce, como un bombón relleno. Hay asuntos cotidianos, animales, personajes del vecindario. En fin, un surtido de la naturaleza.

Sandías
Puedo filosofar en grandes jardines, pero si la muerte ha de hallarme que sea en mi pequeño huero sembrando sandías. Me veo dentro de ellas, encogido, en posición fetal, esperando el milagro de la vida. Existe una conexión especial. Es así. Cuando llega el tiempo las recojo, doy unos golpecitos en su costra y, por el sonido, sé si estoy óptimo. Últimamente no lo estoy. Malas cosechas. Pero sigo sembrando. Mi voluntad de jardinero hace que siga enfangado en el estiércol y la hez, pues de lo más bajo y degradado quizás vuelva a brotar lo bueno, útil y bello.          

Una aventura su lectura. Si quieren pasar unos buenos ratos de lectura, en pequeñas píldoras, este libro es indicado para ello.
                                                                                                                                                                                                         
https://www.onadaedicions.com/producte/tropecientas-trompas-microrrelatos/                                                         


EL PEÓN - Paco Cerdá

  En la portada del libro, Arturito Pomar. En blanco y negro, como aquella España que retrata la historia. «El niño de once años que afirm...