Páginas

sábado, 16 de diciembre de 2017

HABITACIONES CON MONSTRUOS - Ángeles Sánchez Portero




Habitaciones con monstruos, de Ángeles Sánchez Portero es su segunda publicación, después de Enero, una deliciosa novela corta.


Dieciséis relatos, dieciséis habitaciones y unos cuantos monstruos. Son los monstruos que habitan en nuestro interior, que nos acompañan, que nos siguen, que nos vigilan.


El monstruo de la soledad y de la infelicidad de las hermanas que ingieren perlas de sangre para volver a estar en equilibrio con la vida. O de la mujer que, a base de tantas despedidas, su piel se convirtió en un mapa de lugares de viajes donde nunca fue.

Edificios llenos de sorpresas, de manos que se rozan, de cartas de lugares lejanos, quizás inexistentes, en los buzones, de hombres pájaros. Los ruidos de tu propia vivienda, los conocidos. Los que se quedan cuando tú te marchas. Hay más pájaros a lo largo del libro. Volar. Querer ser libre, aunque te lastime.

El misterio del cerebro de Einstein, con sus células y neuronas vitales. Unas miedosas, otras vigías, otras tristes, otras musicales. Todas juntas viajando en el maletero de un coche. Todas ellas con la afición de tumbarse boca arriba y jugar a adivinar constelaciones.

Hombres azules, niñas fantasma, asumiendo el destino que les ha tocado en suerte. En un sobre. Quién sabe. Aprender a mentir para sobrevivir, a vivir en una ciudad con vecinos. La muerte acechando.

El absurdo de la megafonía de un autobús. La irrealidad. O la realidad confundida con la imaginación. Mantenerse alejado de todo lo que nos rodea. Los miedos, los nuestros y los ajenos, los que vamos recogiendo por el camino. Cambiar de vida, y no saber cómo, sin nadie que te aconseje, sin nadie que te diga qué color escoger para tu nueva existencia.

La anemia afectiva de Andresito, abatido por una losa llamada realidad. Su madre que sonríe a las cucharas, en un nido donde incuba la vejez. Y la normalidad de enloquecer.

Y allí, en la nave 314, nos encontramos con Juan que custodia los secretos. Algunos días no le gustaría ir a trabajar, pero no hay otro remedio. Mientras, en la ciudad, algunos habitantes pasean con una bolsa de plástico.

¡Ay, el amor! ¿Qué ocurre cuando se estropea a pesar de haber seguido las instrucciones de conservación? Si no puedes cambiarlo porque has perdido el ticket siempre puedes imaginar, fantasear con la muerte, con la chica de la funeraria que, a su vez fantasea con otra vida. Coincidir. Compartir las culpas.

O encontrarnos con seres hechos de olvidos. Seres que dejan las cosas a mitad hacer: el café, la comida. Los amores. Las conversaciones. O una Gran Vía donde se extravían niños y destinos. Donde hay tiendas de barrio, proveedores de chisteras. Incluso un tranvía.  
Casas cuyas fachadas están marcadas por la lluvia que les ha dejado surcos grises, como si el inmueble se hubiera echado a llorar. Y una niña que aparece todos los días a las cinco de la tarde.

De lo que hubiera sucedido si hoy no hubiera llovido. ¿Qué le hubiera ocurrido a Marta o a Germán? ¿Se hubieran encontrado en el local clandestino del chino Xin? Solo la lluvia lo sabe. La lluvia y las ciudades.

Hay una frase en uno de los relatos que, quizás, resumiría las intenciones de todos ellos. “Te acostumbraste a mirar la superficie de las cosas e imaginar su vida interna”

Y esto es lo que yo creo que hace Ángeles. Con minuciosidad, retrata la soledad, el desamparo, la fragilidad de la vida, de las cosas, de las personas, de la infancia. La vida de las ciudades, por debajo y por arriba. Su mirada se introduce por todas las ranuras y nos explica las situaciones de una manera distinta. A los objetos les da vida mediante su peculiar manera de observar. Las imágenes son potentes o suaves, depende. El absurdo se convierte en poesía. 


Utiliza muy bien la segunda persona en alguno de los relatos. Hay ritmo, cadencia musical. Perfección en la escritura. Mucho trabajo en cada una de las narraciones, tal como hizo en Enero, su primera novela. Una voz muy particular. Muy definida, inconfundible.



Léanlo. De verdad





miércoles, 29 de noviembre de 2017

ESTADO DE EXCEPCION - David Gallego Barbeyto



Estado de excepción de David Gallego Barbeyto, publicado por Talentura, es el primer libro de este escritor.

Contiene diez relatos de distinta longitud, aunque en todos ellos se coloca al protagonista en una situación límite, en una posición en la que ha de escoger qué hacer. Y al lector, en la posición de qué haría en su lugar.

En el relato Tu muerte ahora cuatro personas que han sido secuestradas: un hombre de éxito, una madre, una embarazada, un hombre mayor, deben elegir cuál de ellas debe morir. “Ahora sabemos qué clase de persona eres”. Un relato de reparto de culpas y egoísmo ante la posibilidad de la muerte.

Hijos muertos en trenes de cercanías es un relato angustioso. El intento de un padre por recobrar de alguna manera al hijo muerto. El límite de la locura, de la angustia por la pérdida del hijo. “No existe Dios, pero existen otros universos” quizás ahí, quizás. Y el autor nos hace imaginar el escenario. Un vagón de tren, un vagabundo, unas voces.

Entre las fauces un relato de preguntas sin respuestas a uno mismo, de la relación entre una pareja, los pensamientos que se suceden, la desconfianza. La distancia en definitiva por temor a comunicarse.

Asalto diez es un relato en le que se mezclan la memoria, los recuerdos y el miedo a un padre autoritario y violento con la realidad. El temor a todo ello le impide tomar la decisión de convivir con su novia.

Real Doll un tierno y duro relato al mismo tiempo. Un hombre casado con una mujer a la que no ama, la engaña con una muñeca hinchable que le recuerda a su primera novia, aquella a quien su madre no quería.

El amor de las mentiras, un padre moribundo, una hija adolescente que no quiere confesarle a su padre cuánto lo quiere y utiliza el juego de espejos para decirle su estado de ánimo. Un relato donde se refleja el estado de angustia de la enfermedad y la inutilidad del cuerpo ante la muerte.

En Centrifugado nos encontramos ante los abusos sexuales a una adolescente. El hermano, sabedor de todo ello, sufre porque ella y por él, odia a su padre, detesta a la madre y vive con el temor de reproducir esa herencia en sus compañeras de instituto.

En Mentir a Christine David utiliza la mentira para este relato. ¿Hasta que punto debemos mentir a otra persona con el fin de seducirla? Un chaval que se mueve en la Comunidad Internacional de Seductores. Hasta que conoce a Christine.

¿Qué haríamos por salvar la vida ante unos traficantes de órganos? Este es el dilema del protagonista en A diario sin motivo. Decidir si salva la vida de su hijastro a quien han secuestrado y se cambiar por él. O no.

Y, por último, Legazpi, Manhattan, o como intentar recuperar a tu novia después de haberle sido infiel. Un relato en el que el protagonista habla en plural, como si se hubiera duplicado. “Nos llamamos Gonzalo y la vida vuela sobre nuestras cabezas como un sombrero de espantapájaros”


Me gusta la manera que David tiene de enlazar pensamientos e imágenes que, aparentemente, no tienen nada que ver. Pero es así como funciona nuestro cerebro. Los pensamientos repentinos, los recuerdos que parecen querer servir como salvación para una situación extrema. Los relatos contienen romanticismo en algunas ocasiones, dureza en otros, pero siempre nos hacen cuestionarnos qué haríamos en cada una de las situaciones.

Muy bien escritos, amenos de leer, una prosa muy cuidada. Me ha gustado mucho. 

EL MUNDO DE LOS CABEZAS VACÍAS - Pedro Ugarte







Todos los protagonistas de El mundo de los Cabezas Vacías de Pedro Ugarte se llaman Jorge. Todos los cuentos están narrados en primera persona. Todos son el mismo pero diferentes y cada uno cuenta su propia historia y sus reflexiones.


El mundo de los cabezas vacías es el primer relato y el que da título al libro. En este caso, Jorge es hijo de padre anarquista, madre aficionada al juego. Una tribu numerosa, llena de visionarios. Hijos que se apartan del padre por considerarlo imbécil. Un hombre luchador, que hace reclamaciones a diestro y siniestro escribiendo cartas interminables.


“Mi padre no trabajaba, lo cual era, en su opinión, una muestra de su insobornable carácter”

Según el padre, los periódicos, de política, solo dicen tonterías. El mundo está lleno de cabezas vacías. Juicios lapidarios sobre toda la sociedad. 
“a los editores no les gustan los libros de cuentos. Ellos quieren novelas, ellos quieren publicar novelas idiotas y forrarse. Malditos capitalistas” (pag.26)

Un relato sobre la infancia, la familia y su influencia en el resto de nuestras vidas. Uno de mis preferidos.


En Jardín de infancia, Jorge es funcionario y trabaja en un proyecto infantil junto a una ONG. Otro relato en el que la infancia tiene un papel fundamental. Junto a los malentendidos.



Atardecer en la feria es un relato duro, real, con una situación a la que cada vez estamos más habituados a escuchar. Un hombre que odia las ferias desde su infancia pero debe ir a una de ellas para encontrarse con sus hijos de cuya madre está separado por sentencia judicial.  



Sobre la amistad y las relaciones de pareja nos encontramos dos relatos más cortos con los títulos de ¿Quién construyó las pirámides? Y El invento de la rueda.



Otro de mis relatos favoritos es Azul marino o gris marengo, uno de los más largos del libro. Este Jorge vive con su madre, que es quien maneja toda su vida. Desde el trabajo hasta la ropa que debe ponerse. “El realismo de mi familia, pero sobre todo las imaginaciones de mi madre, me exigieron convertirme en un hombre elegante”

Jorge trabaja en una empresa multinacional. Es un relato muy irónico, con una crítica descarada sobre determinado sector social.Su madre y las circunstancias le empujan a tener novia.

“Sí, Tatiana, sin vocación alguna, azuzada, domeñada por su padre, tocaba el piano y practicaba la acuarela” “En Tatiana se resumían algunas de esas implacables normas que parecen evidenciar en toda diferencia de clase algo genético o racial: era delgada (hacia varías generaciones que, en nuestro país, los ricos eran bellos y delgados, y solo los pobres se resignaban a la adiposis).”



 El relato Estación en la tierra, es el más sorprendente. Pero lo dejo al libre albedrío de los lectores.



En País en armas, héroes de barro, dos hermanos viven la situación cotidiana de manera diferente. Uno es funcionario, con una vida agitada, el hermano que progresa. El otro es el que parece que debe vivir a su sombra, carente de voluntad excepto para escribir. 

“El oficio de escritor es tan ingrato que el solo hecho de convertirse ya en oficio parece una victoria”

En este relato aparece la violencia en el País Vasco para determinar el comportamiento de cada uno de los dos. La renuncia del funcionario a implicarse en él, y la del escritor en la posición opuesta.





El olor de la verdad, es un juego de palabras que tiene como trasfondo las relaciones sociales y la amistad. Dos amigos de toda la vida: Jorge y Antón. Este último padece de un grave problema de halitosis y Jorge se verá en la encrucijada de ser sincero con él o no.



“Seamos sinceros: un mundo de personas sinceras sería insostenible. Gracias a que nos defendemos de la realidad con una empliazada de patrñas somos capaces de conservar la autoestima, de aguantarnos los unos a los otros e incluso de aguantar el universo …”

Un relato que muestra la hipocresía de la sociedad ante la verdad y la ofensa.



El tema de la amistad aparece de nuevo en los relatos Amigos para siempre y Habitantes del limbo.  Dos relatos que retratan los avatares de las amistades de toda la vida, el alejamiento, y las incomodidades que conlleva.



El último relato es Una comedia romántica que habla de la soledad oculta de un gacetillero, o de un escritor. Quién sabe.



Las historias que narra Pedro Ugarte son la realidad de cada día, de cada vida. Una de las cosas que más me atraen es su facilidad para fijarse en los detalles más pequeños que nos rodean y la capacidad para contarlos, siempre con cierta ironía, sentido del humor y una narración exquisita.

Siempre se está a tiempo para leer un buen libro de relatos aunque haya sido publicado hace unos años. Lo bueno nunca pasa de moda.

El mundo de los cabezas vacías- Páginas de Espuma.