Páginas

viernes, 29 de agosto de 2014

29 CADÁVERES - Pepe Cervera









Si tuviera que resumir en una sola palabra lo que me ha parecido el libro de relatos 29 Cadáveres, diría que es brutal.


Brutal por el contenido y por lo bien escrito que está.


El libro lo componen 8 relatos basados en hechos reales. Un viaje a través de 8 personajes, 8 asesinos en serie y la narración de sus atrocidades, de su vida familiar y social.


El relato que da nombre al libro es la historia de John Wayne Gacy planteado en diferentes escenas que avanzan y retroceden en el tiempo hasta llegar al desenlace.


El relato de Noah Yates ya sabe contar más de 100 nos cuenta una historia familiar, unos niños, una familia cuya religiosidad raya el fanatismo.


Los últimos cinco minutos del último día en la vida de Rosalyn Marshall, es eso mismo, lo que puede pasar por la mente de alguien que está a punto de morir tras haber sido brutalmente atacada.


En Historia de un vampiro, Pepe Cervera se vale de diferentes testimonios para que nos adentremos en la mente de Richard Treton Chase.


Wonderful World, relato en el que nos describe la vida “normal” de Paul Bernardo y su esposa Karla, si se deciden a ser padres o no, mientras en el maletero del coche se encuentra el cadáver de una joven.


Un hombre normal, cuyo nombre actual es Arthur Phoenix y que no quiere saber nada de su pasado, que vive con una identidad prestada. Para no recordar a Jon Benavles ni a Robert Tompson y menos aún a aquel niño a quien secuestraron y mataron llamado James Bulgler.


Un decorado perfecto para el verdadero Norman Bates es la escalofriante descripción minuto a minuto de unos instantes en la vida y en la casa del protagonista del relato, de lo que sucede en su mente obcecada con la presencia de su madre.


Al fin un mundo mejor nos narra el inicio de la silla eléctrica junto con unos artículos del Procedimiento Penal de Nueva York y de la Corte Suprema de EEUU.


Pepe Cervera se limita a contar, a diseccionar la mente asesina de los protagonistas, sin hacer ningún tipo de juicio. Descripciones minuciosas del entorno, detalladas y visibles para hacernos partícipes de la angustia de las víctimas, de la frialdad e indiferencia de los asesinos, de su falta de empatía o de su ensañamiento, de sus problemas psicológicos. Todo ello narrada con una prosa cuidada, limpia, buscando el término exacto para describir cada situación, que te llega a dejar sin aliento. En algunos de los relatos vamos adelante y atrás en el tiempo lo que nos ayuda a comprender cómo se inicia la crueldad en la mente de una persona.


Brutal en todos los sentidos. Un libro con el que he disfrutado de una muy buena lectura.


 


 

No hay comentarios:

Publicar un comentario