lunes, 20 de noviembre de 2017

LECTURAS VARIAS- LA HUELLA DE UNA CARTA de Rosario Raro. LA HUESPED de Florencia del Campo


LA HUELLA DE UNA CARTA

He leído casi todo lo que ha escrito Rosario Raro. Me gustó mucho Volver a Canfranc, publicada anteriormente por Planeta.
En esta nueva novela hay varios frentes abiertos. Por un lado, el retrato de la sociedad española de los años sesenta. El famoso consultorio de la Señora Francis y los tremendos efectos que causó el medicamento que se les daba a las mujeres para evitar los vómitos y problemas del embarazo: la talidomida,
La protagonista, Nuria, es el reflejo de esa sociedad. Una mujer con inquietudes, pero sometida al hogar, al marido, a los futuros hijos. Consigue trabajar con lectora y redactora de las cartas que llegan al consultorio. Es allí donde descubre, aparte del malestar, de los problemas cotidianos de las mujeres, del maltrato físico y psíquico, los tabúes sexuales, siempre dominados por la iglesia, y no sólo de las mujeres puesto que también, en menor cantidad, escribían hombres y la situación general del país. El consultorio fue un punto de referencia para muchos hogares. Lo recuerdo perfectamente. Un desahogo en medio de tanto pecado y tanto silencio.
A través de una de esas cartas, atando hilos junto con un compañero de trabajo, llegamos al verdadero asunto de la novela: los hilos que mueven el negocio del telamón.
La novela está muy bien documentada de principio a fin. Es una mezcla de thriller, historia de nuestra reciente sociedad, en una Barcelona perfectamente retratada, denuncia de la impunidad con que se trataban asunto de gravedad, chantajes, negocios ocultos, y una historia de amor.

Yo soy poco romántica y esta es casi siempre la parte que menos me gusta. No por eso dejo de reconocer el gran trabajo que Rosario Raro ha hecho en esta novela. Una exhaustiva documentación y un retrato perfecto de nuestra cercana sociedad española. Una lectura ágil, de una escritora experimentada que sabe mantener la atención en todo momento.



LA HUESPED

Me costó entrar en el asunto de la novela. De hecho, la dejé aparcada durante unos cuantos días hasta que volví a retormarla. Los temas escatólogicos, casi gratuitos, me paralizaron.
Sin embargo, una vez que seguí con la lectura, debo decir que no me ha disgustado.
Es la historia del traslado de la protagonista a Francia, junto con su marido, un hombre que trabaja como modelo fotográfico. Desde el principio la mujer, que es la narradora, se encuentra a disgusto tanto durante el viaje como durante la estancia en casa de su suegra, donde se considera una huésped. Casi como una intrusa, en un ambiente que no es el suyo, con un idioma – el francés – que desconoce. Poco a poco nos vamos metiendo dentro de su cabeza y sucumbimos a sus desórdenes físicos y psíquicos, algunos en el escenario donde se desarrolla parte de la novela, una habitación bajo tierra, un bunker, como ella lo denomina. Ella se siente desplazada pero tampoco hace nada por su incorporación a su nueva vida.
Es una novela ácida, cínica. A veces despectiva con los otros personajes que solo tienen protagonismo para afearle su vida. Están las emociones muy bien explicadas. Frases cortas. Cargadas de desprecio hacia lo que no le gusta. Una novela dura que, aunque me ha costado leer, creo que ha valido la pena.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

PETRICOR - Manu Espada

Esta vez no sé por dónde empezar. Es difícil decir algo sobre Manu Espada que no se haya dicho ya y por personas con más influencia que ...