Páginas

sábado, 18 de marzo de 2017

ERASE DE UNA VEZ - Ana Vidal Pérez de la Ossa

ÉRASE DE UNA VEZ - Ana Vidal Pérez de la Ossa


Este libro de microrrelatos, el primero que publica Ana Vidal contiene ochenta y una píldoras en forma de escritos, más una primera intención, una aproximación a su manera de pensar que se titula LA BALLENA y otro más como culminación de todo lo que nos ha ido dejando entre sus palabras ELIGE EL FINAL.
Está dividido en cuatro partes, a saber:

Quien a los suyos padece, 14 micros dedicados a esos personajes que circulan dentro y alrededor de nuestras vidas: madres, hermanos tías Mimís, padres...

Estiaje

Ana recoge las briznas de verano que aún quedan entre los secarrales; entre ellas brillan algunos pedazos de ilusión. Se llena las manos y lo guarda todo en los bolsillos de su chaqueta y entre los pliegues de la falda. Sin darse cuenta, asoma la que sserá su promera nostalgia.


Me hubiera cansado contigo, 26 historias dedicadas al amor, al desamor, a la amargura, al sexo y a los posos que todas estas sensaciones van dejando en el ser humano.

Otoño

Así como las hojas danzan en otoño un día de viento, nuestra ropa voló por la habitación para caer en el suelo y quedarse ahi, tendida, en espera de que alguien la barriera. No nosotros, que preferimos quedarnos desnudos bajo las mantas hasta la primavera.


Hasta aquí hemos llagado otras 22 píldoras para decir adiós, para poner fecha de caducidad, de letras de estación de llegada.

Luna de hiel

"Y nos iremos de viaje a las montañas rocosas", fueron tus últimas palabras antes de desaparecer. No necesité coger un vuelo para que todo tuviera pinchos y aristas, para que hiciera un frío de madrugada y el aire echara a correr sin abrir las ventanas.  Yo ya solo supe esperar vestida con tu vieja cazadora, la mirada clavada en el pasado y el viento despeinando los últimos sueños de miel.


Nosotros que nos morimos tanto 19 micros sobre la vida y la muerte, la añoranza, el destino.

Los niños muertos

Sobrevivimos a terremotos, nos batimos en duelo doscientas dieciocho veces al día, buscamos tesoros con viejos mapas borrados hace siglos y matamos a los piratas que se cruzan en nuestro camino. Entre las paredes de esta habitación, la única fatalidad que no nos permitimos es crecer. 


Ana Vidal sabe cómo jugar con las palabras, cómo cambiar las letras de las historias para confundir al destino, para contarnos varias cosas al mismo tiempo sin perder la esencia de lo que queda por debajo, para que lo descubramos, juega con ellas y con nosotros. El amor es pasajero pero dulce o cruel. El adiós del amor es una luz que se apaga para encender otra distinta. Es ternura cuando habla de los personajes y nos encandila. Convierte lo más doloroso en poesía.
Un delicioso libro de microrrelatos.






No hay comentarios:

Publicar un comentario