Páginas

lunes, 20 de mayo de 2013

ROMPEOLAS - Pere Cervantes



Dice la RAE.

rompeolas.


1. m. Dique avanzado en el mar, para procurar abrigo a un puerto o rada.
2. m. rompiente.


Es en este lugar, en el rompeolas, frente al mar donde se desarrolla la tercera novela de Pere Cervantes, publicada por Talentura.
Este rompeolas, es el punto de encuentro de tres seres extraviados dentro de su propia vida: Andrés, Valeria  y Héctor.
Cada personaje nos va a contar su historia a través de sus propios pensamientos.
Andrés, para mi gusto el más logrado de los tres, es "un pordiosero con aspecto de Robinsón Crusoe" un hombre que arrastra un carrito de la compra lleno de libros, lo único que parece atarle a su vida anterior. Un hombre que, cosa rara, ha elegido la indigencia como forma de subsistencia, como forma de pagar los errores cometidos en el pasado, en la vida que él no ha elegido, que le fue impuesta sin que se negara a aceptarla. Hasta que... es algo que debe descubrir el lector. Sus pensamientos van dirigidos a su padre.
Valeria, una mujer argentina, con añoranza de su país, embarazada, convencida de que morirá joven. Una mujer que vive al límite y que busca el hombre cuyo nombre comience por V, para completarse a sí misma.
Hécto, un estudiante de cine, llega al rompeolas con una cámara  al hombro y comienza a grabar a Andrés y a  Valeria. Como él mismo confiesa: "mi gran pasión consiste en crear y entrometerme en las vidas ajenas". Exactamente igual que lo hacía su padre, que se refugiaba en su otra vida y aniquilaba la principal.
Los pensamientos de Héctor van dirigidos principalmente a la mujer que es el sueño de su vida: Elena. Como muchos de los sueños, inalcanzable.
A través de las reflexiones, recuerdos y añoranzas, veremos cómo las vidas de Andrés y Héctor tienen un nexo común aunque ellos no lo sepan.
La novela, a tres voces, es un estudio psicológico del ser humano, de la búsqueda de la identidad, de la soledad y del ansia de alcanzar una felicidad que muchas veces se nos resiste.

Para descubrir lo que cada uno de ellos esconde, sólo hay que leerla y nos les defraudará.

ROMPEOLAS. Talentura


No hay comentarios:

Publicar un comentario