Páginas

sábado, 12 de mayo de 2012

LOS OTROS MUNDOS - Rosana Alonso



Decir que un libro de relatos te ha costado de leer suena mal. Lo primero que se tiende a pensar es que no te ha gustado. En mi caso, suele ser lo contrario. Los libros de relatos me cuestan más de leer que una novela, si son buenos, por supuesto, porque me entretengo o releo y descubro facetas que en primera lectura no había descubierto.

Y hablando de libros buenos, este: LOS OTROS MUNDOS, escrito por Rosana Alonso.

El libro consta de 99 microrrelatos, divididos en dos partes: Mundos Imposibles. Mundos Improbables y Mundos de Ensueño. Mundos de Pesadilla.
Los relatos abarcan distinta extensión dentro del microrrelato: desde una línea hasta poco más de una página, pero en todos ellos queda impresa la huella de la calidad literaria.
No pude dejar de sonreír al ver el primer relato: La fila. Porque precisamente con este me ganó aquella semana en ReC.
Rosana juega con la realidad, con lo visible, con lo aparente. Pero no siempre es la realidad cruda que vemos ante nuestros ojos, ella le da la vuelta hasta hacer aparecer la que no se ve, la que está debajo de todo ello. Probablemente no es la que uno se imagina, la que espera al final del relato pero no importa. Lo que importa, para mí, es que te obliga a detenerte para analizar ese final, para analizar que toda historia tiene muchas caras, las mismas que un fractal. 
Desde que han retirado los mendigos de la calle, Don Prudencio no duerme bien …” Ego te absolvo”, pero ¿Por qué? Es cue´stión de descubrir esa doblez en la vida de Don Prudencio.

En su relato “El intercambio”  nos da la clave para entender su manera de desdoblar la vida en múltiples caras: No sé cuánto tiempo ha pasado desde entonces, desde mi nueva perspectiva el espacio es una metáfora y los relojes son una farsa.

Rosana Alonso no disfraza la realidad, solo te ofrece otra mirada, o muchas miradas al mismo tiempo, todo depende de la lectura que se haga en cada momento. Además, que es lo que más me gusta, sin necesidad de crueldades gratuitas. La cara más oscura del ser humano, la más cruel, la más humana, en fin, Rosana la pone ante nuestros ojos como si se tratara de un juego inocente: Por las noches salgo en camisón a ver a mamá … Veo a mamá que asoma su cara flaca y pálida por la ventana. Es cuestión de adivinar qué se esconde en medio.

En algunos relatos, Rosana nos habla del mundo infantil. De esa visión que tienen los niños y que nosotros, probablemente, hemos perdido. Y con la aparente inocencia de un niño nos lleva a través de relatos como “Sagrada Familia”  con  el Belén, la merienda, la mamá, los pastorcillos y sin darte tiempo a reaccionar te sorprende con un final de rasgos cruelmente infantiles para darnos a entender lo que no se ve a simple vista.
O en el de “Superniña” o “Maneras de vivir”

Me ha parecido magnífico el relato “Sutiles, ingrávidos y gentiles…” O “Autoedición” o “Sísifo” o “Sobresaliente” porque todos y cada uno de ellos encierra algo, la punta del iceberg que sobresale levemente para que nosotros la descubramos como si utilizáramos el mismo microscopio que Rosana utiliza habitualmente.

Aunque ella insiste, como dice su último relato, en que no le gustan los finales felices, yo espero y deseo que este sea el inicio feliz de más relatos de la misma o mayor calidad literaria para poder seguir disfrutando de ese peculiar y, muchas veces, fantástico enfoque de la vida.

Los Otros Mundos - Colección Relatos-
Editorial Talentura





2 comentarios:

  1. Es curioso tanto tú como Agus, os habéis fijado en los finales que no lo son tanto...

    Besicos más

    ResponderEliminar