Páginas

sábado, 14 de abril de 2012

EXPERTO EN SILENCIOS - Pablo Gonz

 



Llegó esta novela a mis manos gracias a la amabilidad de Pablo Gonz que nos proporciona descargas gratis desde su blog.
En la última página hay una nota al lector en la que Pablo nos dice que si la novela nos gustó que contribuyamos a su difusión. Y en esto andamos.

Al abrir la primera página, tal como el protagonista abre los ojos, nos encontramos sin saber por dónde va a discurrir la trama. Alguien que está acostado le pregunta a un tal Marcel dónde está y si es tonto o simplemente se comporta como tal. Y que hay ciertos detalles que le gustaría conocer.  Dice también que desearía descubrir su propio aspecto.
Ante toda esta serie de dudas de un protagonista cuyo nombre desconocemos, seguimos avanzando sin poder dejar de leer.
De pronto, este protagonista desconocido dice: “espero que no me hayas dado uno de esos cerebros que funcionan solo a medio gas porque me vas a oír, Marcel, ¿me oyes, Marcel?, compadécete de mí, las órdenes son las órdenes, lo sé, las consignas del experimento, son las consignas ... “
Es todo lo que sabemos. Y nuestro protagonista sigue haciéndose preguntas que el tal Marcel se niega a responder. Quiere razonar con paciencia para obtener conclusiones parciales, tal y como Marcel le recomendó. Siguiendo con la lectura nuestro protagonista  se encuentra ante una mujer desnuda quien, después de unas lujuriosas circunstancias, le llama Kola.
¡Bien!  el protagonista y nosotros mismos sabemos que se llama Kola.
Y Kola menciona algo sobre una sala de control. Y Marcel sigue inmerso en el silencio que contiene en esencia una chapa tirada en el suelo de un bar sevillano. Y Kola insiste en preguntar, y rogarle que se salten las normas ¿pero cuáles?
“La información es más necesaria de lo que cualquiera de nosotros hubiéramos podido imaginar cuando planeamos la misión”
Marcel habla: “¿quizás tampoco te importaría lo más mínimo que yo me inventara en este instante que esa mujer, que por cierto se llama Louise, tuviera algún tipo de enfermedad venérea incurable como ...?
Ya tenemos dos nombres, dos protagonistas principales: Kola y Louise y un tipo que se llama Marcel anclado unas veces en el triple silencio de trébol  que asoma entre los belfos de una vaca negra o Bos Taurus que rumia en el término municipal de Peñaranda de Bracamonte, provincia de Salamanca; o en su silencio de quebrada de los Mallos de Riglos, provincia de Huesca; o bien en el silencio de vagón en vía muerta de las inmediaciones de Aranda de Duero, provincia de Burgos.
Mientras Marcel sigue sin decir esta boca es mía, Kola sufre toda clase de extrañas aventuras que le llevan a recorrer media España empezando por un transatlántico y pasando por Hoyo de Manzanares y Torrelodones, Puebla de Lillo o Cofiñal siempre bajo el silencio de montaña de estiércol de gato sito a la salida de Beverwijk en direc ción a Haarlem, Países Bajos.
La novela queda resuelta en tres trepidantes capítulos con una sorprendente resolución final. Final en el que Pablo Gonz nos concede el respiro de dejar que nuestros músculos faciales se relajen tras la permanente sonrisa de la lectura. Debo añadir que toda ella está escrita sin puntos, todo a renglón seguido, sin concesiones a la respiración y pese a ello, pese a la sonrisa, al absurdo, a la trepidación, a la velocidad del protagonista de un lado para el otro, el pobre, sin saber quién es ni hacia dónde se dirige, se lee con gran facilidad por su calidad y por la técnica de Pablo Gonz.

El enlace para descubrir el contenido y final de EXPERTO EN SILENCIOS, que me ha encantado es: http://pablogonz.wordpress.com/



4 comentarios:

  1. Pinta muy bien esta novela, Elena. Me voy a leerla de inmediato.
    Un enorme abrazo, fuera de bromas. Le das un empujón a mi hijo para que siga caminando. Y así, seguro que llega a más lectores.
    Cuidate mucho,
    P

    ResponderEliminar
  2. Todavía no la he leído, pero la tengo en mi montón.
    Una reseña estupenda Elena.

    Besos desde el aire

    ResponderEliminar
  3. Pues es una reseña muy acertada. Mira tú si fue trepidante la lectura que no me di cuenta de lo de los puntos. También pudo ser porque con ella estrené mi libro electrónico y no estaba muy ducha en su uso...
    El caso es que me encantó la novela y la idea está muy bien trabajada.
    Felicidades, Pablo y Elena por la reseña.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  4. Hola, Elena: Hace un par de días dejé aquí un comentario. Se lo ha debido tragar el blogger. Era para agradecerte tu crítica tan generosa.
    Te mando un fuerte abrazo,
    PABLO GONZ

    ResponderEliminar